¿Por qué triunfa la cosmética coreana?

El aumento de marcas de cosmética coreana en el panorama de belleza Europeo y más concretamente aquí en España cada vez es más elevado. Un mercado hasta ahora desconocido para muchos se está abriendo paso a lo que yo llamo una revolución en el cuidado de nuestra imagen.

De sobra es conocida la enorme diferencia entre la cultura occidental con la oriental. Que tenemos un concepto diferente de belleza y cosmética es una realidad.

Su filosofía se basa en buscar la belleza de la piel mediante la utilización de gran cantidad de sustancias naturales y una alta concentración de principios activos, mucho más alta que la que podemos encontrar en los cosméticos occidentales.

Esto unido a su rutina de belleza diaria en 10 pasos en la que siguen de forma minuciosa la utilización de los diferentes productos a lo largo de todo el proceso, hace que tengamos dos realidades muy diferentes.

En nuestra sociedad es bastante impensable dedicar tanto tiempo al cuidado facial diario y mucho menos a utilizar una cantidad tan elevada de productos diferentes. Aunque  nos cueste reconocer nuestra sociedad es vaga y poco constante, en este aspecto.

¿Pero porque ha conseguido triunfar de esta manera algo que a priori es tan diferente a nuestra cultura y rutinas?

Para mi hay varios factores que han desencadenado este fenómeno.

– Precios competitivos

– Packaging atractivo

-Texturas agradables

– Productos originales

– Resultados rápidos

En principio esto sería lo más destacado en todo este proceso de adquirir productos de belleza, pero yo voy un poco más lejos. Creo que esto nunca es suficiente para que las ventas de los productos se mantengan al alza y alcancen cotas de mercado tan altas.

Siento que algo más está detrás de todo esto y aquí mi papel como coach de imagen adquiere un papel importante a la hora de concienciarte. Creo fielmente que la sociedad en la que vivimos está cambiando, somos más conscientes de lo que comemos, como nos cuidamos, que productos utilizamos, como queremos vernos y como queremos que los demás nos perciban.

En definitiva transmitir buenas sensaciones y una imagen saludable.

Y aquí ya no vale aparentar ser… aquí hay que SER,  o te cuidas o no te cuidas, así de sencillo.

Estamos buscando la mejora en muchos aspectos de nuestra vida y aunque esto parezca algo banal en absoluto lo es. Cuando vemos a una persona que se cuida y se trata con el respeto y cuidado que cada uno de nosotros necesitamos, la admiramos porque está haciendo algo que “sorprende” y lo único que hace es darse lo mejor así misma.

Esto por supuesto se reflejará en otros muchos aspecto de su vida y en como la perciben las demás. Alguien que tiene un respeto tan alto por sí misma es una persona con unas características concretas que la hacen responsable, disciplinada, respetuosa…  para mí valores importantes y a veces difíciles de integrar, pero que una vez adquiridos,  los adaptas a todos los ámbitos de tu existencia. Lo que generará un cambio importante en tu actitud.

Este respeto hacia nosotros mismos lo veo en que cada vez elegimos productos más naturales, con menos químicos, menos procesados, elegimos mejor con que nos alimentamos y tratamos de cuidar nuestro cuerpo, tanto físico como espiritual. Algo arraigado en la cultura oriental, que curiosamente está irrumpiendo en nuestro día a día.

Por lo tanto, esto no es solo cuestión de productos sino de un cambio de filosofía en nuestra mentalidad, que está surgiendo a raíz de desagradables consecuencias, como enfermedades, estrés, cansancio y agotamiento. Vivimos en un ritmo de vida que nos incita a pasar todo esto por alto pero que a la vista está nos llama cada día más la atención.

 

@letstylist

2017-11-09T15:05:07+00:00

Leave A Comment